TENDINITIS, TENDINOSIS, ENTESITIS Y TENOSINOVITIS

Antes de comenzar a describir las causas y las características de las conocidísimas tendinitis, quisiera aclarar a modo informativo, la diferencia entre ellas y otras lesiones que se pueden confundir. Por estricta definición, una tendinitis, es inflamación de un tendón, en cualquier punto a lo largo de la estructura. Por ejemplo son famosas las tendinitis aquileas, o tendinitis del manguito rotador.

Otra lesión con la que confundimos las tendinitis son las tendinosis, que hacen referencia a una lesión de tendón caracterizada por rotura parcial, o desgaste de fibras del mismo. También provoca inflamación inevitablemente, y por tanto tendinitis. De esta manera tendinosis y tendinitis van íntimamente ligadas.

                                                               Tendinosis

Un término que no se utiliza con tanta frecuencia es entesitis, lo cual tiene como característica, ser también inflamación de tendón, de igual manera que la tendinitis, pero concretamente localizada en el punto de anclaje del tendón al hueso. Un ejemplo muy conocido son las epicondilitis. El término entesitis, incluso entre profesionales lo obviamos, utilizando directamente tendinitis, pero para hablar con propiedad, deberíamos diferenciarlas de las entesitis.

Por último, y en referencia también a la estructura del tendón, una siguiente lesión que se puede confundir con la tendinitis es la tenosinovitis. Este tipo de lesión hace referencia a la inflamación de la vaina que recubre el tendón. Una de las tenosinovitis más conocidas es la tenosinovitis de De Quervain.

                                                   Tenosinovitis

Todas estas lesiones son muy similares en cuanto a signos y síntomas, menos la tendinosis, que además existe destrucción en mayor o menor medida en las fibras tendinosas. Todas cursan con dolor e inflamación, y por tanto el tratamiento es similar, haciendo frente a la lesión aplicando sobretodo frío, lo cual es analgésico y vasoconstrictor. Aplicaremos frío independientemente del momento de la sesión, pero es efectivo realizar la aplicación al principio para la aparición de analgesia, y al final de la sesión para paliar al máximo la inflamación por consecuencia de las técnicas utilizadas, que podamos crear nosotros a la hora de realizar el tratamiento.

Existen muchas maneras de tratar tendinitis, y demás lesiones tendinosas, pero tras la experiencia profesional, he descubierto que existe gran avance aplicando en un siguiente paso, técnicas de drenaje linfático, encargadas esencialmente de evacuar y vaciar la máxima inflamación posible, estimulando los vasos linfáticos, y así acelerar el proceso de curación.

Para este tipo de lesiones, suelo continuar con técnicas de desadherencia de la fascia superficial a nivel de piel y de vaina tendinosa, para asegurar un correcto deslizamiento tendinoso posteriormente.

También continuaremos el tratamiento con estiramientos de la musculatura con la que se prolongue el tendón o tendones a tratar, lo cual será suave en las primeras sesiones, y progresivamente, iremos aumentando la tensión y el tiempo de estiramiento.

Otra técnica para las lesiones de tendón, y muy eficaz, es aplicar masoterapia en la musculatura del tendón a tratar, y concretamente masaje profundo transversal (Cyriax), pero solamente a tolerancia del paciente. Es interesante aplicar estiramientos y masoterapia combinando indiscriminadamente cada técnica entre sí, y varias veces durante la sesión. Con el estiramiento conseguimos relajación y realineación de fibras, y con masoterapia, disminuir tensión y dolor.

Tras las primeras sesiones, y haber alcanzado mejoría en cuanto a dolor e inflamación, comenzaremos a realizar también de forma progresiva, ejercicios de fortalecimiento, aplicando resistencia al movimiento que realice o realicen los tendones dañados. El objetivo no es ganar fuerza, ni aumentar la musculatura, sino a estimular las fibras tendinosas para ayudarles a “recordar” cuál es su función y la orientación de su acción. Es por ello que la parte de fuerza activa no será una de nuestras prioridades, ni centraremos mucho la atención en ello.

Podemos también al final de toda la sesión, aplicar kinesiotape, a fin de mantener al máximo los beneficios de las técnicas anteriormente comentadas.

Para el caso concreto de las tendinosis, utilizo el mismo tipo de técnicas, excepto Cyriax, estiramientos potentes en una primera fase. En lugar de ellas, prefiero utilizar más drenaje linfático, y aconsejar reposo relativo de la zona afectada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close