PUNTOS GATILLO

Un punto gatillo es una región muy irritada dentro de un fascículo muscular hipertónico en un músculo esquelético o en una fascia muscular. El punto gatillo es doloroso a la palpación y puede provocar dolor irradiado específico de cada punto gatillo, tensiones musculares, o reacciones vegetativas.

Sabemos que estamos sufriendo la aparición de un punto gatillo, cuando existe restricción de la movilidad activa y/o pasiva, debilidad de un músculo en particular, dolor irradiado siguiendo un patrón concreto y definido, o la agrupación de más de un síntoma de los mencionados.

Favorecen la aparición de puntos gatillo la sobrecarga muscular, traumatismos directos, realización de una actividad física sin calentamiento, patologías de órganos internos artritis, o estrés.

Existen numerosos puntos gatillo distribuidos por todo el cuerpo, y la gran mayoría son palpables en la superficie muscular. Son numerosos, pero concretos, lo cual responde a un mapa dibujado en el cuerpo y nos ayuda a localizarlos para tratarlos con seguridad. Al contrario que las contracturas, que pueden originarse en cualquier tramo de fibra de cualquier músculo de forma aleatoria.

14786946930281293177443

El conocimiento de los puntos gatillo por parte de fisioterapeutas, osteópatas, y demás terapeutas manuales es evidente, ya que forma parte del tratamiento diario. De todas maneras, y por regla general, suelen tratarse los más clásicos, y comunes, como los puntos gatillo de trapecios, piramidal, o gemelos, por describir unos pocos, pero existen muchos más, y repartidos por toda la musculatura del cuerpo, y algunos son puntos clave para la total curación de una lesión, como por ejemplo los puntos gatillo del m. subescapular. Otros por su irradiación, se confunden con otro tipo de lesión, como por ejemplo los puntos gatillo del glúteo menor. Otros incluso, son curiosos, por su localización, como por ejemplo en zona de recto anterior abdominal, en su porción más inferior, que se irradia en forma de banda horizontal a nivel lumbar bajo.

El tratamiento de los puntos gatillo puede ser variado, pero los que mejores resultados han dado son:

  • Técnicas de estiramiento muscular
  • Crioterapia
  • Compresión manual para inhibir musculatura
  • Inducción miofascial
  • Combinación de más de una técnica anterior

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close