CONSCIENTE Y SUBCONSCIENTE

Nuestra mente trabaja a dos niveles: consciente e inconsciente. El estado Consciente es aquel a través del cual tomamos decisiones desde un punto de vista lógico, y es a través del cual aprendemos y realizamos todo tipo de actividades mentales cuando estamos despiertos. Desde un punto de vista de emisión de vibración emitimos ondas Beta.

Quizá podamos pensar que debido a toda la cantidad de información o inputs que nos llegan, a través de la vista, oído, tacto, etc. mientras estamos despiertos, es el Consciente de la mente el que ocupa la gran mayoría de recursos del cerebro, pero la realidad es bien diferente. El Consciente ocupa (con variación mínima entre distintos autores), aproximadamente el 10% de la capacidad cerebral, mientras que el Subconsciente, el restante 90%.

Aunque nos cueste creerlo el Subconsciente recoge todos y cada uno de los detalles que captan nuestros cinco sentidos. Absolutamente todos. Es por eso, y para que nuestro cerebro no sufra una sobrecarga de información, que la mente guarda la inmensa mayoría de datos en ese gran almacén que es el Subconsciente. Por eso mismo por ejemplo, en un estado de hipnosis, en el que quien toma el control es el subconsciente, podemos recordar situaciones con un amplio abanico de detalles, que desde el Consciente seríamos incapaces.

La gran mayoría de personas viven toda su vida desde el Consciente, fiándose de sus sentidos y de lo que ellos recogen, cuando en el Subconsciente es donde reside el gran potencial humano.

Es desde el Subconsciente que podemos crear cosas, interactuando con nuestro entorno, a través de la vibración que emana de él. Parece increíble, pero eso es lo que ocurre, y además, de forma constante. Estas vibraciones modifican todo lo que nos rodea, atrayendo y alejando todo aquello que se encuentra en nuestro Subconsciente.

Aquello que hace que todo cambie o quede tal y cómo está, depende entre otras cosas, de nuestras emociones o sentimientos. Vibración y emoción van de la mano, de tal manera que si vibramos desde un sentimiento positivo (felicidad, esperanza, etc.), atraeremos situaciones afines, ya que lo igual atrae a lo igual. Lo mismo ocurre con sentimientos negativos. Por ello muchas personas que viven situaciones no deseables, solamente consiguen hundirse más en la misma situación, si se pasan el tiempo quejándose y lamentándose, o enfadados continuamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close