SALVANDO LA PRIMERA BARRERA

Es el Subconsciente el que opera a la hora de crear, por lo que es con él con quien tenemos que comunicarnos para “pedir” nuestro deseo. Existen diferentes formas, pero todas tienen en común, que debemos saltar la barrera que crea el Consciente, que es la parte racional y de juicio de nuestra mente, y curiosamente es el encargado de guardar con celo la entrada a la mente casi toda la parte de nuestro tiempo, ya que es el estado en el que estamos despiertos y conscientes. Se puede emplear hipnosis o autohipnosis. También podemos llegar al Subconsciente a través de meditación. Otra manera es directamente usando el Consciente, utilizando técnicas como la repetición escrita, hablada o imaginada, ya que la repetición es la manera que quizá más familiar sea, ya que es como hemos estudiado la mayoría de personas toda nuestra vida académica. Debemos impedir que el Consciente nos prohiba la entrada al Subconsciente, si no, no habrá creación posible, al menos la que nosotros buscamos. Iremos profundizando en diferentes técnicas para conseguirlo.

Antes de comenzar el proceso de creación, ni tan sólo plantearnos que clase de vida deseamos, y qué cosas queremos cambiar, debemos conocernos mínimamente sobre algunas cuestiones. Existen factores que son básicos, y si no se tienen en cuenta, pueden ser otros de los problemas que dificultan el proceso de creación. Estos factores son los prejuicios, creencias limitantes, y todas esas lecciones aprendidas durante nuestra vida, que nos obligan a pensar y sentir que no es capaz que aquello que queremos, se materialice. Tales creencias pueden ser por ejemplo pensar que no somos dignos de alcanzar tal meta o tal otra.

Debemos no olvidar nunca, que las limitaciones las marcamos nosotros, y solamente nosotros. Nadie ni nada puede ponernos límites, solamente nosotros mismos. El principal problema es descubrir qué es lo que nos limita. Es relativamente fácil reconocer aquello que no nos deja avanzar. Una manera es a través de lo que sentimos. Si un pensamiento no sabemos si es limitante o no, debemos plantearnos si proviene del miedo o de cualquiera de sus derivados (ira, rencor, frustración, celos, …) Si es el caso, no cabe duda de que debemos cambiarlo, o eliminarlo directamente. Otra manera de descubrir creencias limitantes, es imaginarnos directamente cualquier situación a la que queremos llegar, y aquellas sensaciones o pensamientos que surjan y que en vez de ser constructivos, son obstáculos, ten en cuenta que tampoco nos convienen. Recordad de nuevo que los límites los ponemos nosotros mismos, y nadie más.

Una vez descubiertas esas creencias que nos obstaculizan, la manera más eficaz es escribirlas o decirlas convirtiéndolas en enunciados positivos, de manera que pierdan fuerza, y nos liberen de ese hechizo negativo al que estábamos sometidos. Por ejemplo, en una situación en la que pensemos: “Esa vida a la que me gustaría llegar, no es para mí”, debemos cambiarla a: “Esa vida sí que es para mí” (¡Y tanto que es para mí!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close