ALGUNOS CONSEJOS ADICIONALES (I)

Bastantes son las características de las bases y fundamentos que pretendo explicar para ver la vida desde otro punto de vista. Se basan básicamente en Ser, y no Hacer, pero para ello necesitamos tener fe, al menos hasta que veamos los buenos resultados, y ello nos dé la confianza necesaria para continuar. Si Somos, es decir, si somos conscientes totalmente de que algo es como queremos, así será. Por otra parte el poder creador, que se fundamenta por la Ley de la Atracción, funciona siempre. En este sentido amplio no necesitamos creer con fe ciega, ya que actúa constantemente, y siempre obedeciendo a nuestro estado vibratorio. El hecho de tener fe y seguridad de que algo va a ocurrir como esperamos, nos dota de enfoque y fuerza para que justamente aquella situación que esperamos ocurra tal y como queremos. Este acto de aparente creencia sin más tiene poca durada, ya que si seguimos bien los pasos descritos en anteriores entradas, la manifestación de aquello que esperamos se hará palpable antes de lo que podamos pensar. Por el contrario, si no somos conscientes de muchos de nuestros pensamientos (lo cual es lo normal), la Ley de la Atracción obrará su magia, y nos traerá la situación acorde a como estemos vibrando, aunque no le hayamos puesto ninguna intención. De ahí que nos ocurran cosas con las que nos sentimos ajenos y no nos responsabilizamos en absoluto, pese a que estemos equivocados.

                Es muy difícil crear a voluntad y hacer que la energía necesaria se mueva para ello si nuestro interior no está libre de agentes nocivos, como las limitaciones, o creencias negativas, que solamente nos anclan en una realidad puramente mental insana. Para cambiar esos “programas instalados”, debemos cambiarlos por otros que nos carguen de energía más positiva y nos encaminen a nuestras metas. Un ejercicio que propongo para comenzar a enfocar de distinta manera, comienza por no escuchar todo aquello que nos perjudica, y nos envenena la mente, y aunque parezca muy trascendental, enferma también el alma. No podemos dejar que las negatividades de los demás nos influyan, ya sea para hacernos daño de forma explícita, o para influirnos de manera indirecta. Para ello intentaremos para comenzar no hacer demasiado caso a informaciones que provengan de noticias (o mejor dicho, malas noticias), ya que solamente hay que ver el noticiario de televisión diario, o leer un par de titulares en el periódico al azar, para comprobar que prácticamente no existen las buenas o esperanzadoras noticias. Casi todas parecen ser malas y catastróficas. Entiendo que queramos estar informados de lo que ocurre en el mundo, pero no me creo que todo tenga que ser tan oscuro. Propongo como alternativa a la cascada incesante de malas noticias, buscar nosotros las que nos interesan, ya sea a través de internet buscando por temas, o a través de revistas y demás formatos, especializados en temas que nos sean más enriquecedores, que no sean solamente desgracias, y cifras que hablen de lo mal que va todo.

                 Siguiendo con la misma táctica para censurar malos pensamientos, propongo, en la medida de lo posible (aunque a veces será prácticamente imposible), alejarnos de aquellas personas negativas, que solamente nos quitan energía y nos cargan con malas vibraciones. Me refiero a aquellas personas que solamente pretenden descargar sus quejas y su victimismo, lo cual no nos conviene. Por descontado, intentar borrar lo antes posible de nuestro círculo social a aquellas personas que directamente pretenden herir e insultar. No nos podemos permitir influenciarnos lo más mínimo por ellos. Principalmente tenemos que tener claro que en la inmensa mayoría de veces, el caso es que proyectan sus limitaciones y frustraciones en nosotros, y creen que con nuestro dolor se sentirán mejor. No merece la pena perder el tiempo con gente así.

                También podemos continuar con ejercicios que nos ayuden a librarnos de esas cadenas morales, emocionales, y demás vivencias y creencias que nos limitan, y nos impiden avanzar, como si lleváramos un peso del que no nos podemos librar. Ya comentamos el poder de la palabra tanto hablada como escrita, y propusimos tener cuidado o mejorar la forma de expresarnos, ya que la palabra es sonido, por lo tanto vibración, que a su vez es energía; así que por Ley de Atracción, lo similar atrae lo similar, y si comenzamos eligiendo mal nuestras palabras, posiblemente atraigamos cosas que no nos convienen.

                Continuando con este fundamento, podemos hacer una lista en papel con aquellas creencias que creemos que pese a tenerlas grabadas a fuego en nuestro ADN, no son ciertas, y queremos librarnos de ellas. Posteriormente las cambiaremos para convertirlas en un concepto más cercano a nuestro nuevo enfoque, y las repetiremos durante el tiempo que sea necesario para creérnoslas, de la misma manera que nos creímos la “antigua versión”. Por ejemplo, si siempre hemos creído que no nos merecemos una vida mejor, y debemos conformarnos con lo que tenemos porque hemos nacido en un sitio y época concretos, tras escribirlo, lo convertiremos en todo lo contrario, e intentaremos que sea el punto de partida para un cambio de mentalidad.

                Un ejercicio similar puede ser directamente escribir en forma de lista y de copia una debajo de la otra, de frases o afirmaciones, con la estructura de primera persona, en afirmativo y presente. Este ejercicio sirve tanto para cambiar o mejorar esas facetas de nuestra vida que no valoramos como convenientes, como para realizar nuestras “peticiones”, y así atraerlas. (Ej: “Yo soy…”).

                Continuando con realizar ejercicios para alimentar nuestra mente y nuestras emociones con cambios que queremos realizar, aprovecharemos el hecho de que a nuestro Subconsciente le encantan las imágenes, así que vamos a ofrecerle una buena dosis, para que se encargue de devolvérnoslas en forma materializada. Internet por ejemplo nos puede facilitar fotografías ilimitadas de cualquier cosa que queramos mostrar, y hacer que representen aquello que queramos que ocurra. Así con ellas construir murales o cuadros de imágenes para verlos y recrearnos en ellos. Recordamos de nuevo que las visualizaciones deben ir acompañadas de la emoción que se supone que deben despertar, sino, es como ver un cuadro que no nos dice nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close