AUTOESTIMA: LA BASE DE LA FELICIDAD

Quisiera comenzar esta entrada remarcando el título de la misma. Creo de gran importancia, el hecho de que la felicidad real (Ver entrada en https://wp.me/p7KgxS-8c), tiene como origen la propia estima en nosotros mismos.

La autoestima es otro enorme regalo que viene con nosotros de forma innata, pero que nos empeñamos en bombardear, ya sea la nuestra propia, o la de los demás. Cuando alguien pretende minar la autoestima de los demás, sobran los ejemplos, ya que todos conocemos casos en los que a través de insultos, críticas, puestas en ridículo varias, etc., una persona hace daño a otra, dejando secuelas en su autoestima, incluso a veces irreparables.

Cuando cometemos actos similares contra nosotros mismos, el resultado es el mismo, sólo que no necesitamos a nadie más. Es como mínimo curioso conocer hasta qué punto somos capaces de sabotear nuestra propia estima, y como encontrar el modo de desvalorizar nuestros actos y nuestra propia persona.

Debemos ser capaces de aceptarnos tal y como somos, de igual manera que aceptamos a cualquier otra persona, con la que tengamos incluso discrepancias. Aceptarnos sin rechazo es el primer paso para una relación sana con nosotros mismos. También tenemos que ser capaces de conocernos lo suficiente para poder descubrir nuestras valías y potenciales. Si somos conocedores de nuestras virtudes, será más fácil no centrarnos solamente en los defectos, los cuales no nos cuesta resaltar.

Aprender a valorarnos es clave tanto para tener un nivel de autoestima saludable, como para evitar que los “ataques” externos sean efectivos. Valorarnos sin más motivo que el de ser quien somos, es mucho más poderoso que desmerecernos por haber cometido un error. Contra más valor nos demos, menos lugar dejaremos a la frustración, y a las dudas que tengamos sobre nuestro propio potencial.

En cuanto a las críticas, o incluso insultos que provengan de las demás personas, no hay mejor antídoto que tener presente el hecho de que nadie nos conoce mejor que nosotros mismos. Si damos permiso a los demás para que nos hagan daño, creyéndonos que ellos tienen más razón sobre nosotros que nosotros mismos, estamos perdidos. No podemos permitir que alguien nos etiquete, o nos desvalorice a su placer. El motivo de ello, es que nunca nadie podrá otorgarse el poder de describir y dar significado a otra persona, a no ser que esta otra persona se lo permita, y además se crea las dañinas palabras.

En la gran mayoría de los casos, cuando alguien pretende herir a otra persona con palabras, suele hacerlo desde el miedo, el rencor, la envidia, la propia frustración, y demás emociones nada aconsejables. Este es un punto más a favor para no hacer caso, ni siquiera de los insultos más notorios, ya que quien los lanza, muy seguramente será más pobre diablo que nosotros, por lo que lo que se merece será nuestra compasión, por sufrir tanto, en vez de enfrentarnos a él/ella, o peor aún, mostrarse que tiene algún poder sobre nosotros.

Por otra parte, no hay que confundir querernos a nosotros mismos, con la altanería o la prepotencia. Querernos es algo natural, fluido, sin más motivo que el de estar en paz con nosotros, y que además, es un proceso interno, en el que no interviene nadie más que nosotros mismos. Cuando en vez de eso, lo que ocurre es que forzamos que nos aplaudan, nos adulen, y necesitamos constantemente pavonearnos delante de otras personas sobre de lo que somos y lo que hacemos, es cuando cometemos arrogancia, y demás sinónimos.

No tenemos que temer ser queridos por nosotros mismos ni esconderlo. No hacemos daño a nadie, ni es nada malo quererse, porque favorece la relación con nosotros mismos. De esta manera, será muy difícil dejarnos convencer por las etiquetas y definiciones que los demás intentan imponernos. Además, como decía al principio, la autoestima es el primer ladrillo para construir una felicidad real, duradera, y sin fisuras, no como la felicidad falsa, proveniente del ego, que necesita constantemente alimentarse de estímulos externos.

2 comentarios en “AUTOESTIMA: LA BASE DE LA FELICIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close