SOMBRA Y EGO

Continuamos nuestra andadura con más elementos limitantes, autosabotajes, y demás obstáculos que nos impiden conectar con nuestra esencia/Ser/ Yo real, etc, y de esta manera no conseguir desarrollar totalmente nuestro potencial. Presento en esta entrada a La sombra. A priori puede parecer que la sombra es negativa, pero yo la entiendo como toda esa parte del Ser que escondemos y reprimimos porque nos incomoda, o creemos que incomoda al resto de personas. Es la parte de nosotros confinada y encarcelada ya sea porque nos avergüenza, o no creemos buena por el motivo que sea. El Ego es la parte de nosotros que inventamos para llenar el hueco que ha dejado la sombra. Por otra parte la “cárcel” donde tenemos encerrada a la sombra está construida por el Ego con ladrillos y barrotes de miedo, dudas, inseguridades, culpas, excusas para no avanzar, y demás armas de destrucción masiva. Es por ello que al Ego siempre se le relaciona con estas malas emociones y sentimientos.

Por lo tanto, y a modo de conclusión hasta el momento, podemos decir que para que exista un Yo puro, coherente, y que nos defina como esencia, debemos liberar a la sombra para que ocupe el puesto que el Ego le arrebató. Llegados a este punto debería profundizar un poco en las peculiaridades de la sombra. Como he comentado antes, suelen ser cancelaciones voluntarias que hacemos de actitudes o formas de actuar de las que, entre otras cosas, nos sentimos avergonzados, o no son “correctas”. Suelen ser pensamientos o actos guiados por la ira, la pasión desproporcionada, la inapetencia, el deseo sexual, y demás impulsos socialmente mal vistos. También pueden ser virtudes que curiosamente nos sentimos avergonzados mostrar, como cualquier habilidad que destaque, o algún arte oculto a propósito. De este grupo, digamos de sombra brillante, no hace falta decir que es causante directo de que no nos valoremos, y no nos creamos que podemos superar tal situación o aquella otra. 

Pero, ¿cómo podemos solucionar esto? Una vez más la teoría es fácil, el entendimiento es más o menos difícil, y la aplicación en la práctica es mucho más compleja si cabe. Depende de entrada de hasta que punto tengamos interiorizadas las malas emociones que enjaulan a la sombra, que incluso pueden estar tan normalizadas en nosotros, que pasen inadvertidas entre el resto de características de nuestra personalidad. Por otra parte y todo habiendo localizado esas sombras, entra en juego nuestra capacidad de compromiso para romper los barrotes de la celda que encarcela a la sombra, y así permutar de Ego a Ser completo. Llevado a la práctica, vamos por partes:
Primero debemos descubrir qué son sombras, y para ello debemos tener muy presente un detalle, y es que debemos ser antes de nada, francos con nosotros mismos. Si nos autoengañamos, es el ego quien esta al mando en ese momento. Debemos estar muy pendientes de qué emociones nos asaltan en cada momento de nuestras vidas, y a modo de ejercicio, ser conscientes de ellas, independientemente de la reacción hacia el exterior que tengamos (esto lo trabajaremos más adelante). Las emociones nunca engañan, y serán una vez más, la brújula que nos indique el norte. De esta manera iremos recopilando información sobre nosotros mismos de qué impulsos primarios aparecen en cada situación. Si esos impulsos los exteriorizamos sin más, ¡adelante!, no son sombras y no pasa nada más. Si por otra parte, intentamos modificarlos, y/o actuamos sin coherencia a eso que sentimos, entonces es una sombra si duda. Una vez más, y como iré repitiendo frecuentemente, el hecho de ser conscientes o tomar consciencia de algo, es clave para mejorar en todo.
En segundo lugar, y una vez descubiertas las sombras, debemos “resolver la situación”. Podemos tomar dos caminos:

A) Dejar fluir la sombra/impulso sin reparos ni obstáculos, sin importarnos lo más mínimo las consecuencias. Es lo que algunas personas dicen popularmente “ser tú mismo”.

B) Realizar un ejercicio de aceptación de cada reacción de sombra una por una, tal como te indico: situación de relajación e introspección, en la que nos zambullimos en nuestra mente y emociones. De alguna manera “personificamos” esa emoción para tratar con ella como con una persona real, y sencillamente la observamos sin juicio ni valoración, es decir, que la aceptamos tal cual es. Sí, aceptar, y no resignarnos a ella, o victimizarnos por ella. Una vez la hemos mirado a los ojos y la hemos dejado ser ella sin juicio, hemos sido conscientes de ella y la hemos aceptado, y así, la hemos integrado a nuestro Ser, y por lo tanto, liberado de su prisión. Parece mentira como se desmorona una limitación cuando somos conscientes plenamente del origen que la provoca.

Es cierto que al leer estas líneas, mucha gente pueda pensar que porqué tienen que enfrentarse a según que emociones, si estando enterradas no les afecta en su día a día. Lo cierto es que al tratarse de sensaciones escondidas, impulsos, emociones, etc. no son si no, otra forma de vibración, y por lo tanto energía. ¿Y cómo reza la eterna frase que científica sobre la energía..? Eso es: “Ni se crea ni se destruye. Se transforma”. ¿Adónde quiero llegar? Pues que toda emoción que guardamos tanto consciente como de forma automática, acaba por salir manifestándose de la manera que sea. Normalmente si es de gran intensidad, prolongado en el tiempo, o ambas cosas, aparece en forma de enfermedad física, disfunciones varias de mayor o menor intensidad, dolencias de diferente índole, etc. Es muy interesante cómo todo aquello que no expresamos, acaba abriéndose paso de diferentes maneras, tomando forma en nuestro cuerpo de lo más tangible. Hay un dicho que dice: “Lo que no lloran los ojos, lo padece el cuerpo”. Concluyo con el consejo de que en la medida de lo posible nos acostumbremos a no ocultar nuestras emociones, sobretodo las que tenemos que hacer verdaderos esfuerzos por acallar, porque precisamente por su intensidad, son las que merecen especial atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close