EVITA LAS EXPECTATIVAS

¿Cuántas veces has esperado reacciones concretas de alguien, ante cualquier situación? ¿Cuántas de esas veces, la respuesta ha sido la que según tú, era la correcta? O dicho de otro modo, ¿cuántas veces ha resultado una decepción? Quizá lo más seguro que las respuestas vayan encaminadas a que casi nunca ha resultado todo como esperabas.


La explicación a ello es sencilla: no todos estamos “programados” de la misma manera, por lo que no reaccionamos de la misma forma ante las mismas circunstancias.

Es por ello que resulta una preocupación innecesaria el tener espectativas sobre el comportamiento de otra persona. Solemos tener muy claro qué se debe decir o hacer ante determinadas situaciones, pero eso es algo que solamente podemos controlar de nosotros mismos, no de los demás.


Esperar que los demás reaccionen como nosotros deseamos es un error que desgasta mucho, sólo te llevará a la decepción, y además es un sinsentido, porque cada respuesta o reacción de una persona depende de sus creencias y programaciones, por lo que se encuentra por naturaleza, fuera de tu alcance.


Aléjate de cualquier expectativa por una respuesta concreta, y vive con más tranquilidad, cambiando la más que asegurada decepción, por aceptación ante el comportamiento ajeno.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close